fbpx

Equipos y tecnología

DEPILACIÓN LÁSER: TIPOS DE LÁSER

Láser Alejandrita

  • Emite en una longitud de onda de 755 Nm. Se pueden tratar fototipos hasta fototipo IV siempre que no haya habido exposición solar reciente.
  • Tiene una longitud de onda de penetración media y es el láser ideal para el vello de calibre fino y poco profundo pieles claras y pelos poco pigmentados.
  • Es nuestro láser de elección para repasar y terminar de eliminar el pelo residual de un tratamiento de depilación láser.

Láser de Diodo

  • Emite en una longitud de onda más larga, de 800-810 nm lo que permite que penetre más en la piel consiguiendo tratar el vello de calibre grueso y profundo, a la vez que es menos afín a la melanina, lo que le permite tratar pieles con color, incluso ligeramente bronceadas. Se pueden tratar fototipos más oscuros (fototipo V) sin producir lesión de la epidermis.
  • Tiene un sistema de refrigeración que hace que sea posible utilizarlo en pieles más morenas o bronceadas con seguridad.

Láser de Neodimio-Yag

  • Emite en una longitud de onda de 1064 nm y permite tratar fototipos oscuros sin riesgo de complicaciones.
  • Solo está indicado en pelo grueso y oscuro bastante profundo

Es muy habitual que a medida que avanzan las sesiones los pacientes presenten cada vez menor cantidad de pelo, se mantengan depilados durante más meses y que el pelo residual cuando brote se muestre miniaturizado.

REJUVENECIMIENTO FACIAL, TRATAMIENTOS VASCULARES Y ALTERACIONES CUTÁNEAS: LÁSER DE PLASMA Y LÁSER NEODIMIO YAG

Plasma de láser: Se trata de un sistema de sublimación de los tejidos tratados sin causar daño al tejido circundante. Esta técnica permite tratar zonas ultrasensibles sin causar cicatrices ni hiperpigmentaciones. Además, a diferencia del electrobisturí u otro tipo de láser, no se produce daño térmico a la dermis. El proceso de sublimación consiste en pasar de estado sólido a gas y por lo tanto al usar este tipo de láser se ionizan los gases contenidos en el aire ambiental, dando lugar a un arco eléctrico, provocando lesiones en la dermis y epidermis de la zona a tratar sin dañar los tejidos circundantes. La lesión destruye los queratinocitos de la epidermis, formando una costra de carbonización que impide que penetremos a niveles más profundos. De ahí la gran seguridad del láser de plasma. Nos permite tratar problemas muy diversos

Nos permite tratar problemas muy diversos controlando la extensión y la profundidad de la lesión sin dañar tejidos no interesados en la misma, siendo de una gran precisión y ayuda para tratamientos como: blefaroplastia, extracción de quiste sebáceo, acrocordones y verrugas, punto rubi, hirsutismo, manchas, rejuvenecimiento vaginal y arañas vasculares muy superficiales a nivel facial porque la sangre es el elemento que menos resistencia muestra de la piel y el arco eléctrico producido es capaz de cerrar las paredes por efecto térmico.

Láser Neodimio Yag: el láser de neodimio emite una energía lumínica con una longitud de onda de 1.064 nm, que se absorbe selectivamente por la hemoglobina que circula en la sangre por dentro de los vasos sanguíneos. Una vez la hemoglobina absorbe este calor, la pared de ese vaso se cierra por efecto térmico. Resulta útil para tratar varices de tamaño medio de hasta 4 mm de diámetro. Además, este láser es muy utilizado para conseguir un rejuvenecimiento facial en general por su amplias posibilidades de aplicación.

REJUVENECIMIENTO FACIAL: HIFU, RESURFACING CO2

Ultherapy Lifting (HIFU): El tratamiento HIFU consiste en la aplicación de un haz de ultrasonido de alta frecuencia y alta energía en la piel, para remodelar el tejido, mediante ablación térmica. Con esta energía de ultrasonidos se consigue el tensado y levantamiento del tejido, con resultados visibles desde un primer momento. Primero se hace una limpieza facial completa de las zonas en donde se aplicará el ultrasonido. Seguidamente se esparce un gel conductor en las regiones a tratar y comienza a deslizarse el cabezal del aparato sobre la piel. El equipo emite energía ultrasónica al tejido para promover la creación de nuevo colágeno, fomentar una cicatrización, reparación del tejido y el consecuente rejuvenecimiento.

Resurfacing: es la formación de una nueva piel después de eliminar la antigua mediante el uso de un láser. Esta renovación permite hacer desaparecer o mejorar todos los signos propios del envejecimiento de la piel: manchas marrones y rojas (lentigos, telangiectasias), arrugas, flaccidez y descolgamiento, sustituyéndolos por una piel nueva. La formación de una nueva capa de piel permite fabricar una gran cantidad de colágeno nuevo y tensar la piel de forma más que notable (efecto lifting o skin tightening). El cabezal del láser se va desplazando sobre la piel a tratar y se va disparando secuencialmente en áreas de un máximo de 2 cm cuadrados. Después del tratamiento toda la piel tratada se recambia. Habitualmente, el primer día después del procedimiento es más notable la hinchazón y la rojez.
Al segundo día se empiezan a formar las costras, que se desprenderán a lo largo de 5 – 14 días en función de la potencia empleada en el tratamiento y de la capacidad regenerativa de la piel del paciente. Durante estos primeros días hay que limpiar la cara con agua y jabón tres veces al día y emplear una crema específica para que la curación sea más rápida y segura. Sobre el quinto o sexto día se puede hacer vida normal y emplear maquillaje. Es absolutamente necesario emplear protección solar FPS50 cuando se sale al exterior.

REMODELACIÓN CORPORAL: CRIOLIPÓLISIS COOLTECH, DOUBLETECH

Criolipólisis: El tratamiento de criolipolisis cooltech está diseñado para esculpir y rediseñar la figura de forma integral. Para conseguir este objetivo, Cooltech trabaja con diferentes aplicadores que se adaptan a todas las áreas corporales. Todos los accesorios trabajan con una temperatura de hasta -8ºC. Es un tratamiento mayoritariamente indoloro, no invasivo y definitivo para la eliminación de las células adiposas.
La criolipolisis emplea un mecanismo de acción basado en el principio de vulnerabilidad de las células grasas (adipocitos) a cambios de temperatura. Mediante el tratamiento de criolipolisis Cooltech realiza un descenso de la temperatura de la grasa localizada por debajo de los 0ºC durante aproximadamente 1 hora. De esta forma, las células de grasa localizada, denominadas adipocitos, se destruyen por la cristalización y posterior eliminación gradual de lípidos (apoptosis) durante un período de entre dos y seis semanas.

El equipo Cooltech trabaja con un aplicador de vacío ajustable que actúa encapsulando en su interior el tejido graso de forma selectiva y disminuyendo de forma controlada su temperatura, produciendo así la muerte celular controlada (apoptosis de los adipocitos).

Una de las grandes ventajas de la criolipolisis es que permite que no se vuelva a recuperar el volumen de grasa localizada en la zona tratada.

Además de esto, cabe destacar que la sesión de criolipolisis es un procedimiento indoloro. Durante la misma se nota frio en la zona tratada, así como una sensación de adormecimiento en la grasa localizada. Una vez terminada la sesión, el paciente puede volver a su actividad normal.

Para poder apreciar los resultados de la criolipolisis hay que esperar al menos 2-4 meses. Por lo que respecta a los riesgos, pueden aparecer rojeces en la zona tratada, así como hematomas. Algunos pacientes se quejan de hormigueo o adormecimiento. Por norma general, estos efectos se van pasando al cabo de varios días.

El paciente retomará su vida con normalidad tras el tratamiento.

Doubletech: tratamiento que permite combinar dos tecnologías a la vez en una misma sesión. La aplicación combinada de ultrasonidos tridimensionales sobre el tejido graso es mucho más eficaz si a la vez se aumenta la temperatura con la radiofrecuencia, ya que al estar a altas temperaturas destruye mejor la grasa y la elimina, derritiéndola en el momento. De esa forma, en la misma sesión se multiplican y potencian los resultados de reducción y reafirmación. La Radiofrecuencia permite elevar la temperatura del tejido graso a 40-42 grados, facilitando así la disolución de la grasa localizada y potenciando la eficacia de la presión mecánica producida por los ultrasonidos tridimensionales.

Ambas tecnologías aplicadas en conjunto multiplican los efectos reductores a la vez que permiten reafirmar y mejorar considerablemente la elasticidad de la piel del cuerpo en una sola sesión. Cada sesión dura aproximadamente de 30 a 40 minutos y el tratamiento recomendado es de 6 a 8 sesiones.

Frage nach einer Diagnose Solicita un diagnóstico gratuito